HomeComunidadContenido ContableConciliación Bancaria

Conciliación Bancaria

Consiste en la comparación de los registros de las operaciones de la cuenta Banco de los diarios auxiliares (o libros principales), con los movimientos registrados en las entidades bancarias, mostrados en los Estados de Cuenta Mensuales que emiten dichas instituciones (extractos bancarios o cartolas bancarias), para proceder a hacer las correcciones o ajustes necesarios en los registros o libros de la empresa.  Esto se realiza ya que es común que los saldos de dichos estados de cuenta de los Bancos no coincidan con los libros de la empresa por cualquiera de las siguientes razones:

  • Cheques pendientes de cobro por parte de los beneficiarios de los mismos.
  • Depósitos de última hora que la Empresa realizó y que el Banco no registró por haber cerrado.
  • Los libros de las cuentas corrientes, para preparar los Estados de fin de mes.
  • Errores numéricos u omisiones en los libros de la Empresa.
  • Cheques ajenos que el Banco carga por equivocación.
  • Cheques devueltos por falta de fondos o cualquier otra causa.
  • Cargos que el Banco efectúa causados por intereses, comisiones, impuestos, etc..
  • Abonos hechos a la empresa por el Banco, por concepto de intereses, cobros realizados en su nombre o cualquier otro concepto.
  • Errores u omisiones por parte de los Bancos.

En resumen, el estado, cálculo u hoja de trabajo que se prepara para determinar las diferencias, recibe el nombre de CONCILIACIÓN BANCARIA.  El objetivo básico es identificar qué valores representan las diferencias y determinar cuál es el saldo correcto.

Consiste en “cuadrar” a la fecha de cierre (fin de mes) el saldo de libros (o auxiliares) de la contabilidad de la empresa con el saldo de la cartola o extracto bancario.

Métodos y procedimientos para elaborar una conciliación bancaria

En el mundo empresarial el efectivo es visto como la parte más importante y delicada en cuanto a la manipulación, uso y preservación del mismo, es por ello que en toda empresa nunca deben faltar buenas directrices que garanticen el buen aprovechamiento de este activo. Dicha importancia radica en que el efectivo es el medio de cambio aceptado libremente como medio de pago y por el cual se logran obtener bienes o servicios, útiles para el objetivo general de una empresa y que generalmente se maneja por medio de la tenencia del mismo en cuentas bancarias. En la mayoría de los casos el saldo del estado de cuenta bancaria (cartola), al final de cada mes y el saldo que aparece en los libros del depositante, no coinciden, en estos casos es necesario efectuar una conciliación mensual con cada uno de los bancos en los cuales se tengan cuentas corrientes, de esta forma se determinan las diferencias existentes y se consigue el saldo correcto.

La conciliación bancaria no es un registro contable, sino una herramienta de control interno del efectivo (también es una prueba de auditoría). Este apunte trata sobre el procedimiento, métodos y las reglas de presentación para elaborar una conciliación bancaria.

JoniJnm.es
Volver